En Desarrolla Biobío

Economía circular en la industria del pan en Uruguay fue el centro de Seminario Internacional

• Chile es el cuarto país en cuanto a consumo de pan en el mundo y el primero a nivel latinoamericano. Los chilenos comen en promedio 86 kilos de pan cada año, que son provistos por las 13 mil panaderías que existen en el país, las cuales, básicamente hacen el pan de la misma forma que en antaño.

Sin embargo, los públicos cada vez están más exigentes y no tan solo piden calidad en sabor, sino que también que la producción sea sustentable y amigable con el medioambiente. Este fue un tema central en el Seminario Internacional “Panaderías Circulares – Innovación en el Bakery”, que se realizó este miércoles en Concepción, en una iniciativa liderada por INPAN con el apoyo de SERCOTEC y la colaboración de la Corporación Desarrolla Biobío.

A la actividad asistió una veintena de empresarios del pan de la región, reunidos en INPAN y FECHIPAN, invitados especiales, así como también autoridades como Javier Sepúlveda, seremi de Economía, Fomento y Turismo del Biobío; Oclídes Anríquez, director regional de Sercotec del Biobío, y el gerente general de Desarrolla Biobío, Marcelo Chávez.

Expusieron Cristián Ortega, gerente de la Federación Chilena de Industriales Panaderos, quien se refirió a la realidad del país en la industria del pan, para luego dar paso a la charla del representante del Centro de Panaderos del Uruguay, Gustavo Mancebo, quien ahondó en el tema de las panaderías circulares, la reducción de pérdida de alimentos y la asociatividad de distintos rubros como la cervecería.

“Nosotros como organización, como INPAN Concepción, estamos buscando siempre desarrollar actividades que en el fondo mejoren la competitividad y asociatividad, además de traer experiencias de otros lugares. Nosotros hacemos un buen pan, pero somos poco innovadores, por lo tanto, mostrar experiencias a nuestros asociados siempre es importante”, destacó Cristián Ortega, gerente de la Federación Chilena de Industriales Panaderos.

La experiencia de la panadería uruguaya, que nació en la Universidad de Montevideo, se centró en la promoción de la economía circular en la panadería, un modelo económico alternativo, reparador y regenerativo, que pretende conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad y valor en el tiempo.

Para Gustavo Mancebo, gerente del Centro de Industrias Panaderas del Uruguay, el seminario fue “una actividad de intercambio entre los gremios de panaderos de Chile y Uruguay. Somos parte de la Confederación Interamericana de Panaderos y nos interesa promover este tipo de intercambio porque entendemos que aceleran los procesos, en el uso de buenas prácticas de un país hacia los otros. Al intercambiar información, se generan criterios para una mejor toma de decisiones”.

“Nuestro rol articulador entre distintos estamentos de la sociedad se ve reflejado en el apoyo que prestamos a nuestros socios para que organicen actividades como estas, en especial por su carácter internacional. No hay que olvidar que la industria panadera local es muy importante para la región, pues genera una venta anual de más de 230 millones de dólares”, destacó Marcelo Chávez, gerente general de Desarrolla Biobío.

 

Concepción, 11 de enero de 2023

 87 Visitas